jueves, 29 de enero de 2009

¿ La fama, el olvido o el desconocimiento?



Corría el 19 de enero. La tarde estaba fría y el cielo acusaba nubes que escondían al sol, pero no amenazaban lluvias. Ya habíamos salido tarde del hotel. Era nuestro cuarto día de recorridas a los parques de Disney Orlando.
Decidimos recorrer los “Disney Estudios”. Luego de quince minutos de viaje arribamos al lugar. Seguíamos deslumbradas por todo lo que se nos ofrecía a nuestra vista. Las ansiedad de lo que podíamos encontrar, sin saber que era, solo imaginando, eran muy altas.
El parque estaba lleno de gente. Por momentos no se podía caminar y el frío era fuerte. Engañadas por una falsa temperatura consultada en la red por Internet, no teníamos la ropa adecuada para afrontar ese frío, pero el entusiasmo era fuerte, nos hacía olvidar de nuestro frío.
Habíamos recorrido varios estudios de filmación, visto recreaciones de ciudades y gozado de algunos juegos.
Lo mejor de la tarde lo constituyo un espectáculo a lo “hollywood”, con extras de riesgo, carreras de autos, tiros, lanchas y muchos efectos especiales, recreando la película “ Ronin”.
Había durado bastante, por lo tanto el siguiente lugar obligado una vez dejadas las gradas del anfiteatro, fue el baño. Allí se produjo el encuentro. Reconozco que no soy adicta a los “famosos” y estoy bastante lejos del mundillo de la “farándula”, pero lo cierto es que no podía ser tan bruta para no reconocerla. El rostro me resultaba familiar. Espere a que saliera mi hija del baño, que tiene alta afinidad por el mundillo del arte, para consultarle quien era y si era quien yo pensaba. Me lo confirmó. Para no quedar en dudas salí afuera para ver al otro integrante de la pareja y ya nada más había que decir. Para resguardar su intimidad no voy a dar los nombres de la familia de “ famosos argentinos“, solo algunos datos para identificarlos, él fue actor entre otros éxitos, en la novela “Montecristo” y ella, la vemos en la tira de “Socias” de la televisión argentina.
Eso sí, allí no había paparazzis, por lo tanto era una familia más, como tantas otras, que disfrutaban del paseo.
Ese anonimato les permitía estar relajados y disfrutar en familia, tal cual como son en la vida de todos los días, fuera de la imagen que hay que vender para que el televidente la compre.
Mientras me alejaba de ellos pensaba ¡que bueno que aún no perdieran la sencillez de ser personas comunes y disfrutar de las cosas simples de la vida sin creerse famosos!. Mi hija no resistió el capturarlos con la cámara de fotos y disimuladamente les saco fotos.

2 comentarios:

Euphoria dijo...

Ella me parece una chica muy simpática, agradable, que no se la da de nada, pero él mucho no me gusta. Muchas argentinas mueren por él, pero sinceramente no me parece nada espectacular.
Lindo viaje han hecho!

Nina Norma dijo...

Realmente me impactó la sencillez de ambos.Gracias por tu comentario